viernes, 28 de diciembre de 2012

Los post más leídos de 2012



Todos hacemos un repaso del año que despedimos poco antes de que termine y EurosyBalones no va  ser menos. Ya el año pasado se hizo ese repaso (ver post Los 10 post más leídos en 2011) y este año volvemos a sacar una de estas listas tan típicas de estas fechas. Los post que han recibido más visitas este año son:

  1. El Derby financiero: FC Barcelona vs Real Madrid
  2. La receta de la Bundesliga: más aficionados, menos deudas y más beneficios
  3. Comparando los sueldos de los futbolistas y de los trabajadores
  4. ¿Obtuvo ventajas Barcelona por albergar las olimpiadas de 1992 frente a Madrid?
  5. Las previsiones de los economistas sobre el reparto de medallas en Londres 2012
  6. El dinero que se repartirá en la Eurocopa
  7. Finanzas del Bayern vs Chelsea: equipo de aficionados vs equipo de millonarios
  8. Accionariado Popular Ciudad de Murcia: una lección aprendida
  9. Quiebra del Rangers: lecciones escocesas para el fútbol español
  10. El equipo de fútbol más rentable en bolsa es…

Pero como las visitas no pueden ser el único indicador de lo destacable que puede ser un post, ya que por ejemplo tiene más oportunidad de ser visitado un post publicado en enero que otro que apenas lleve un par de semanas en el blog, estos son otra serie de posts que podemos considerar como representativos del año que termina:


No quiero dejar pasar este recuerdo del año 2012 sin agradecer a los medios de comunicación que han tenido en cuenta a este blog para informar sobre la situación económica del deporte:

-         Euros y Balones en el periódico portugués “i Informaçao”

¡Y que todos tengáis una buena entrada de año y un próspero 2013!

jueves, 20 de diciembre de 2012

Los dueños del fútbol italiano



Las diferentes estructuras de propiedad de las  empresas es un tema muy estudiado en economía. Aunque parezca que dicha estructura varía mucho de una a otra, es posible encontrar unos patrones comunes según cada país. De esta manera en los países anglosajones la propiedad suele estar dispersa con escasos accionistas de control. En Alemania abundan las empresas participadas por bancos, en Japón la propiedad suele estar concentrada en conglomerados empresariales e Italia es uno de los países con más grandes empresas controladas por grupos familiares.
 
Algo similar ocurre en el fútbol. La propiedad de los equipos no es idéntica en todos los países. La mayoría de equipos alemanes están controlados por los aficionados (ver post Los dueños de la Bundesliga), los ingleses lo están por inversores financieros (ver post Los dueños de la Premier), los japoneses por sus multinacionales industriales (ver post Los dueños de la J League I y II) y los principales equipos portugueses cotizan en bolsa (ver post Las sociedades mixtasdel fútbol portugués). 

En el caso italiano, su fútbol tiene importantes similitudes a su tejido empresarial y los grupos familiares dominan la Serie A del calcio. En 1981 los equipos italianos se transformaron en sociedades mercantiles aunque no fueron autorizados a repartir dividendos hasta 1996 y con ello a cotizar en bolsa. Pero dicha autorización no ha impedido que los tres equipos que cotizan en bolsa (Juventus, AS Roma y Lazio) estén controladas por un accionista mayoritario. 

Con un tejido empresarial dominado por magnates y castas familiares no puede extrañar que el fútbol italiano se haya transformado en la pasarela perfecta de egos donde disputarse la relevancia social. Si los caballeros ingleses realizaban sus apuestas en los elegantes clubes londinenses, los potentados italianos se juegan su primacía en los terrenos de juego.

En muchos casos los equipos son reflejo de la trayectoria de su propietario. Esto es lo que ocurre con los dos principales equipos italianos: Juventus de Turín y AC Milan. En Italia parece que no se es nadie si no se posee un banco, un periódico y un equipo de fútbol. Y los equipos dominadores del calcio no podían escapar de esa hoguera de vanidades. 

Juventus de Turín es el equipo clásico del fútbol italiano, el que más ligas ha conquistado y el que lleva dominando las competiciones del país transalpino desde tiempos inmemoriales. Un equipo así no podía pertenecer sino a la dinastía empresarial de más rancio abolengo y dominadora de la burguesía turinesa desde principios del siglo pasado: los Agnelli. Los dueños de Fiat y del mayor conglomerado industrial italiano poseen el 63% del capital del equipo mientras el resto está repartido entre pequeños accionistas y cotiza en bolsa. Por eso no extraña que Jeep, filial de Fiat, sea el patrocinador de las camisetas de la Juventus. Como si de los patricios romanos se tratara, los Agnelli también dominan la sociedad turinesa controlando el principal periódico de la ciudad, La Stampa, y la entidad financiera Banco Leonardo.

Si la Juventus representa la imagen aristocrática de la vieja burguesía, el AC Milan es el equipo advenedizo que tras pasar por la segunda división se convirtió en el nuevo rico dominador del calcio. ¿Y quién puede ser el advenedizo que amasar una fortuna tal como para romper el statu quo de la casta empresarial italiana? No podía ser otro que Silvio Berlusconi, un auténtico selfmade man hijo de un empleado de banca y una ama de casa que se enriqueció en el negocio de las televisiones y hoy posee un holding empresarial con participaciones en múltiples sectores. Como no podía ser menos que los Agnelli, posee el periódico milanés Il Giornale y el banco Mediolanum. 

La práctica totalidad de sectores productivos están representados entre los dueños de los equipos de la Serie A. Massimo Moratti controla el otro gran dominador del fútbol italiano, Inter de Milan, que ya fue presidido por su padre cuando era un club y no una sociedad mercantil. Su fortuna proviene de la empresa petrolera de su familia, Saras. Recientemente vendió un 15% del capital del equipo a inversores chinos por 55 millones de euros pero sigue manteniendo el control absoluto. Del negocio del refino también proviene la fortuna que le ha permitido a Riccardo Garone controlar el UC Sampdoria. Además su empresa, ERG, es el principal patrocinador del equipo.

Otros equipos menores son propiedad de empresarios con una importancia más local. El Cagliari es propiedad del magnate de los cereales, Massimo Cellino; el Brescia del dueño de la empresa de sanitarios Saniplast, Luigi Corioni; el Catania del empresario turístico Antonio Pulvirenti; el Chiveo Verona del empresario textil Luca Campedelli y la Fiorentina del fabricante de productos de cuero Andrea Della Valle. El Genoa comparte propietario con la famosa marca Giochi Preziosi, Enrico Preziosi, y el  Lazio es propiedad del empresario de limpiezas Claudio Lotito. El Napoli está controlado por un empresario con negocios en la distribución de películas, sector que comparte con el presidente del Atlético de Madrid Enrique Cerezo. El control del Palermo recae en Maurizio Zamparini con negocios en centros comerciales. Si el fútbol en Parma estuvo controlado por la multinacional láctea Parmalat, tras su quiebra el equipo de la ciudad es propiedad del industrial mecánico Tommaso Ghirardi. El dueño del Atalanta es el más joven propietario de la Serie A con solo 22 años, Alessandro Ruggeri, tras heredar el equipo junto a la empresa plástica al fallecer su padre. Urbano Cairo dueño del Torino y Massimo Mezzaroma dueño del Siena desarrollan su actividad en el sector editorial.

Como en todos los casos y en el resto de ligas, también en Italia hay excepciones. Una de ellas es la AS Roma. El equipo capitalino está controlado en un 60% por un grupo de inversores norteamericanos encabezados por el italoamericano Thomas Di Benedetto. El restante 40% pertenece al banco Unicredit que tuvo que transformar en capital parte de las deudas que había concedido. Los inversores americanos tienen intereses también en el equipo inglés del Liverpool y el equipo de béisbol Red Sox. Con una Premier cada vez más cotizada y más cara por la constante llegada de nuevos inversores interesados en hacerse con un equipo, Italia les ha parecido un destino más asequible para lograr rentabilizar la inversión en el fútbol a imagen y semejanza de los equipos norteamericanos (ver post AS Roma para los americanos).

Pero si en el AS Roma los americanos todavía no acaban de encontrar la rentabilidad que se le resiste a los inversores en la Premier, el Udinese. El equipo norteño tiene un único propietario que controla el equipo, Giampaolo Pozzo, como el resto de la Serie A pero con la diferencia de que su motivación no es lograr proyección social sino lograr rentabilidad económica como con el resto de sus negocios. La temporada pasada el Udinese ganó 29,7 millones de euros. Y las tres temporadas anteriores sus beneficios han superado los 15 millones de euros. El negocio del Udinese no está en los derechos de televisión o los contratos de patrocinio. El equipo se dedica a fichar jugadores jóvenes y usa la Serie A como escaparate para después venderlos a los grandes clubes con importantes plusvalías. Su red de ojeadores invierte 13 millones anuales en buscar de posibles nuevas figuras. Para poder hacerse con los jugadores en etapas más tempranas adquirió el Granada primero y después el Cádiz para que probar sus fichajes antes de hacerlos debutar en el Udinese. Uno de sus colaboradores en los equipos andaluces es Quique Pina, antiguo propietario del Ciudad de Murcia que aplicó esa misma política de tener un equipo como escaparate para vender jugadores en su etapa murciana (ver por Accionariado Popular Ciudad de Murcia: una lección aprendida). La familia Pozzo expandió su negocio con la adquisición este mismo año del equipo inglés de segunda división Watford FC y también trato de controlar al Real Oviedo hasta la aparición de Carlos Slim. 

Más en EurosyBalones sobre la Serie A: 

lunes, 10 de diciembre de 2012

Imágenes del fracaso del legado olímpico

Me sigue llamando la atención que llame la atención (valga la redundancia) que todavía alguien se sorprenda que la candidatura olímpica de Madrid no reciba cantidad alguna en los presupuestos estatales del proximo año. Y no lo digo porque desee perjuicio alguno a Madrid, porque en nada le beneficiará ser ciudad olímpica (ver post ¿Obtuvo ventajas Barcelona por albergar las olimpiadas de 1992 respecto a Madrid?).

Lo lógico en la actual situación es que se hubiera retirado dicha candidatura como hizo el gobierno italiano con la de Roma. a organización de unos juegos olímpicos no solo no supone ninguna ventaja para la ciudad sede sino que el dispendio de la fiesta olímpica acaba por afectar la salud económica del país anfitrión (ver post El impacto negativo de las olimpiadas). No solo las ventajas de organizar el evento se encuentran sobre valoradas (ver post La trampa olímpica) sino que las enormes pérdidas de su organización (ver post Auge y caída del negocio olímpico) están minusvaloradas porque no se computa como coste las enormes partidas para infraestructuras depotivas porque se supone que tendrán un aprovechamiento posterior. Pero eso en escasas ocasiones se cumplen (ver post ¿Qué hacer con un Estadio Olímpico sin olimpiadas?).

El paso del tiempo permite comprobar como todas esas buenas palabras del legado olímpico se vuelven vacias o como esas costosísimas instalaciones deportivas que aparecen repletas de gente en la inaguración pasan a estar abandonadas. ¿Puede existir mayor derroche que gastarse millones y millones en unos mastodónticos monumentos de hormigón para usarlos soo un mes?

A continuación se muestran algunas fotografías con el estado actual de los equipamientos deportivos de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 cuyo elevadísimo coste siguen sufriendo los griegos con la pesada losa de la deuda. Aquellas instalaciones que no han sido tomadas por poblados chabolistas, se encuentran totalmente abandonadas acumulando suciedad. ¿Les mereció la pena a los griegos organizar esas olimpiadas?

Pero esto no es un hecho aislado. Los Juegos Olímpicos de Pekín asombraron al mundo por la magnífica organización china. ¿Pero cuál fue el coste de aquella demostración? Las siguientes fotografías muestran el estado de muchas el estado actual de las instalaciones olímpicas. Teniendo en cuenta el escaso poder adquisitivo de los trabajadores chinos, ¿les mereció la pena ese derroche simplemente para acaparar la atención del mundo durante un mes? ¿En qué ha mejorado el nivel de la población?
En estos momentos la enorme obra del Estadio Olímpico "Nido de pájaro" apenas sirve para que en su parking practiquen los que aprenden a conducir, su estadio de voleibol se cae a pedazos y la basura se acumula donde antes se practicaba béisbol. Y eso cuando solo han pasado cuatro años.

Pero no solo organizar unos Juegos Olímpicos es un derroche innecesario y perjudicial. También las ganas de los políticos por lograr atención mediática aboca a las ciudades en presentarse como candidataas olímpicas con derroches igualmente injustificables. En nuestro país tenemos los ejemplos claros del Estadio Olímpico de Sevilla, totalmente en desuso que incluso fue "tomado" en la organización de una final de Copa Davis como si de un aparcamiento se tratara. O el Madrid que tiene su Estadio conocido como Peineta en absoluto estado de abandono.
La única manera de que los Juegos Olímpicos puedan seguir celebrándose es gastando en ellos únicamente el dinero que generen. Incluyendo cualquier gasto en necesario en instalaciones deportivas para que si vuelven a usarse y si siguen siendo utilizados lo hagan una vez amortizados constituyendo el verdadero legado olímpico (ver post La sostenibilidad económica de los juegos en el Congreso Olímpico). La opción de Londres de tratar de vender el estadio olímpico después de los juegos está tropezando con la dificil negociación que se produce cuando el vendedor está loco por vender y nadie tiene prisa por comprar (via The Guardian) y es que resolver esas cuestiones tendrían que ser fundamentales antes de conceder unos juegos olímpicos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...