sábado, 17 de octubre de 2009

La asistencia a los campos de los nuevos equipos ingleses


En los últimos tiempos han surgido en Inglaterra una serie de nuevos equipos por iniciativa de los aficionados cansados de no poder realizar un control sobre sus equipos debido a que son propiedad de una minoría.

Uno de ellos nació desde la página web Myfootballclub.com y reunió a 20.000 aficionados que a finales de 2007 adquirieron el equipo Ebbsfleet United. Parte de esos aficionados procedían incluso de fuera de Inglaterra. A pesar del éxito que supuso alcanzar ganar el FA Trophy en la segunda final con mayor asistencia de la historia de la competición, los resultados ligueros han sido siempre discretos. No sólo no lograron el ansiado ascenso sino que apenas terminaron la última temporada en el puesto 14 a pesar del elevado presupuesto con el que contaban. Esto ha desanimado a muchos de los aficionados y ha provocado numerosas bajas con lo que han tenido que reducir el presupuesto a la mitad y formar la plantilla con jóvenes jugadores.

El equipo podría tener una amplia base de seguidores pero estos no acudían al campo ni tenían ninguna relación con la localidad que servía como sede. La asistencia media al campo ascendió la temporada pasada a 1.203 espectadores. A pesar del aumento del 10% sobre la temporada anterior, el equipo tiene una asistencia media un 46% inferior a la de su categoría, la conferance (quinta nivel del fútbol inglés).

En el caso del AFC Liverpool también existe una amplia diferencia entre el número de copropietarios, más del millar, con el de espectadores, una media de 316 por partido en la temporada pasada. Aunque logra una media muy superior a la de su categoría, la North West Counties Football League One (décimo nivel del fútbol inglés), que apenas llega a 77 espectadores por partido.

Mayor poder de atracción logran dos equipos más veteranos. El FC United fundado en 2005 logró a temporada pasada una media de 2.152 espectadores por partido. Aunque supuso un incremento de apenas el 3,2% respecto al año anterior en una temporada en que por primera vez no lograron el ascenso, el poder de convocatoria es casi cinco veces mayor que la media de su categoría, la North Premier League (séptimo nivel del fútbol inglés).

Una proporción similar a la que logra sacar el AFC Wimbledon a la media de su categoría, la Conference South (sexto nivel del fútbol inglés). 3.219 espectadores por partido frente a los 667 de la media de su categoría.

Los datos de asistencia han sido obtenidos de la página de Tony Kempster,

jueves, 1 de octubre de 2009

La sostenibilidad económica de los juegos en el Congreso Olímpico


Todos los medios de comunicación se hacen eco que mañana el Comité Olímpico Internacional decidirá en Copenhagen la ciudad sede de los juegos olímpicos de 2016. Menos relevancia mediática está teniendo el Congreso Olímpico que se iniciará un día después en la capital danesa.
Los congresos olímpicos son conclaves donde se reúnen todos los miembros del Movimiento Olímpico: el COI, los comités olímpicos nacionales, las federaciones deportivas, los comités organizadores, atletas, jueces,… El anterior se celebró en 1994 y estuvo dedicado a la contribución social del Movimiento Olímpico y al papel de los medios de comunicación. En esta ocasión tiene por título “El Movimiento Olímpico en la sociedad” con el objetivo de no quedar aislados en un entorno cambiante. En esa línea, el COI abrió por primera vez la participación en el congreso al público en general para que pudiera expresar su opinión sobre el olimpismo aunque no perteneciera a la familia olímpica.
El punto de partida del debate que se producirá el próximo fin de semana es el documento donde se encuentran las 453 contribuciones que han realizado miembros de la familia olímpica y las 99 aportadas por personas ajenas. Entre esas 99 se encuentra una aportación enviada por mí con el título: May the Olympic Games succeed by improving their economic legacy. El texto, que podéis encontrar en este enlace, expone el peligro que supone para el futuro de los juegos que su celebración suponga un perjuicio para la situación económica del país anfitrión. Aunque los juegos han ido aumentando su recaudación de ingresos, los gastos se han disparado por lo que resulta necesario aportar dinero de los impuestos con el perjuicio que suponen para la actividad económica del país anfitrión.
El tema de la necesaria sostenibilidad económica de los juegos olímpicos ha sido tratado por otros contribuyentes. Un miembro de la familia olímpica ha realizado una contribución con un título tan gráfico como “Stop spending too much money on the olympic games!”. En otros casos se han detenido en el elevado coste de las candidaturas olímpicas, la necesidad de evitar que las instalaciones deportivas se conviertan en inútiles monumentos faraónicos o en la necesidad de establecer un adecuado análisis de coste-beneficio de los juegos.
Más en Euros y balones:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...