miércoles, 21 de mayo de 2014

¿Cuánto paga por punto y gol la TV en la Premier y en la Liga?


La distribución de los derechos audiovisuales en el deporte se puede realizar fundamentalmente de tres formas. Una es la habitual en Estados Unidos, por ejemplo la NFL distribuye sus ingresos a partes iguales entre todos los participantes de la liga. Otro es el común en las ligas europeas de fútbol donde los ingresos se distribuyen en base a diferentes criterios como el caso de la Champions, Italia o Francia. Fundamentalmente una parte de los ingresos se reparten a partes iguales, otra en función a resultados deportivos y otra en función al interés que suscite cada equipo entre los espectadores. Y por último está el caso español que es un autentico caos donde cada equipo negocia por su cuenta con un operador y posteriormente estos deben ponerse de acuerdo para poder retransmitir los partidos (ver post El desigual reparto de los derechos de televisión).

Recientemente se ha avivado la polémica sobre si la controvertida fórmula de reparto de los derechos televisivos en España influya negativamente en la competitividad de la liga al beneficiar en exceso a los dos mayores equipos, Real Madrid y FC Barcelona. Siempre resulta difícil calificar de más o menos justo a cada sistema de reparto de los ingresos por televisión.

Una manera de comprobar si un sistema retribuye adecuadamente a un equipo es ver si recompensa a aquellos equipos que más espectáculo han proporcionado. Por espectáculo podemos considerar la satisfacción del espectador al ver el partido que pueden venir señalado por el número de goles o victorias que alcance un equipo. Cuantos más partidos gane y más goles marque, se supone que el espectáculo será más atractivo para los teleespectadores. Y si no que se lo pregunten a los Simpsons:


En el post De dónde viene y cómo se reparte el dinero en la Premier se puede conocer como se realiza el reparto en la liga inglesa. En la tabla siguiente podemos ver el reparto de la pasada temporada en libras. El equipo que más ingresos obtuvo fue el Liverpool y no el Manchester City debido al mayor número de retransmisiones de los partidos de los reds.

La media de los ingresos en euros de cada equipo asciende a 96,4 millones de euros. Siete equipos cobraron más que la media y los restantes 13 estuvieron por debajo. El Liverpool cobró 23 millones menos que la media y el Cardiff cobró 20 millones menos que dicha media.

Cada gol y cada punto fueron retribuidos con 1,9 millones de euros. En el caso de los puntos, la mitad de los equipos se situaron por encima de la media. El equipo peor retribuido fue el Manchester City que cobró 1,3 millones por punto frente a los 2,5 mill. Del Cardiff. El Manchester City también fue el equipo peor vio recompensado sus goles, 1,1 millones por cada uno. Por el contrario, Norwich City obtuvo 2,8 millones por cada gol.

¿Y qué ocurre en España? Para empezar no tenemos cifras oficiales de lo que obtienen los equipos por participar en la Liga BBVA. Como se trata de una negociación de cada equipo, la LFP no tiene porque ser informada de los ingresos de sus miembros y no existen datos oficiales. Los datos presentados en el siguiente cuadro provienen de los medios de comunicación que en muchos casos proporcionan datos contradictorios.

Lo que primero llama la atención es la media de ingresos es muy inferior que en la Premier, apenas 37 millones de euros. Solo cuatro equipos están por encima de la media: Real Madrid, FC Barcelona, Atlético de Madrid y Valencia. 

A diferencia de la Premier, los equipos mejor retribuidos no son necesariamente los últimos de la clasificación ni los infra-remunerados los primeros. Más bien al contrario, los equipos que más obtienen en función de los puntos y goles obtenidos son el Real Madrid y el FC Barcelona. En el lado contrario el Levante apenas obtiene 375.000€ por punto obtenido y el Rayo Vallecano 391.304€ por gol anotado. Asimismo las diferencias respecto a la media son abismales en el caso de los dos grandes que obtienen 1 millón por punto y 800.000€ por gol más que la media. Esto supone que cobran un 150% más que la media frente al caso del Cardiff que cobra un 30% más que la media de la Premier.

Por tanto, la Premier recompensa un poco más a aquellos equipos que peor comportamiento deportivo han tenido mientras en la liga española los dos grandes equipos ven como son retribuidos muy por encima de su desempeño deportivo. Mientras el sistema inglés se puede entender como un mecanismo para mantener la igualdad en la competición, el sistema español no hace más que agrandar las diferencias entre Madrid y Barça con el resto. El sistema español no solo es más injusto sino que se retroalimenta para continuar siéndolo.

lunes, 19 de mayo de 2014

SD Eibar: la injusticia de la ley de las SAD

En 1990 la situación del fútbol era caótica con equipos en quiebra que debían millones a las administraciones públicas. Para evitar que dirigentes incompetentes siguieran arruinando a sus equipos se promulgó la ley de Sociedades Anónimas Deportivas (ver post “¿Es justo que clubes y SAD compitan en la misma liga?”). En realidad, era una ley inútil pero como decía Leo Tolstoi “Es más fácil hacer leyes que gobernar”. Si no se hubiese permitido a los equipos esos endeudamientos con Hacienda, no se hubiera tenido después que realizar un rescate del fútbol español con dinero público. Pero aún así el razonamiento de la ley parecía sencillo y lógico, si los dirigentes de los equipos se jugaran su propio dinero no actuarían de una manera tan irresponsable como hasta esa fecha.

Pero como bien sabía Murphy, todo es capaz de empeorar. La nueva legislación no solo no ha solucionado los problemas de nuestro fútbol sino que los ha empeorado. Los equipos siguen acumulando una enorme deuda y encima los responsables de esa gestión catastrófica se han enrocado en los equipos al adueñarse de ellos. Y se han hecho con esos equipos sin desembolsar el dinero en muchos casos como el del Atlético de Madrid (ver post “La herencia de Jesús Gil”) o el Betis (ver post “Cuando el accionista mayoritario es un problema”).

Se atribuye la cita “Las leyes son semejantes a las telas de araña; detienen a lo débil y ligero y son deshechas por lo fuerte y poderoso” a Solón de Atenas, un político griego que vivió seiscientos años antes de Cristo. Y esa cita podría aplicarse 2.600 años después. Si multitud de dirigentes del fútbol español siguen al frente de los equipos a pesar de haberlos arruinado incluso después de un concurso de acreedores (ver post “¿Más concursos de acreedores en el fútbol español?”), un equipo sin apenas endeudamiento se enfrenta a la amenaza del descenso y tiene que realizar una ampliación de capital. 

El SD Eibar es un pequeño pero histórico club que tras militar durante varias temporadas en 2ªB disfruta ahora de las mieles de éxito en 2ª División donde se encuentra en situaciones de pelear por el ascenso a 1ª División. Apenas tiene endeudamiento y cuenta con unas cuentas saneadas que en el pasado ejercicio arrojaron un beneficio de 142.000€. Pero se enfrenta a la amenaza del descenso administrativo por que se le exige un capital de 2,1 millones de euros cuando en la actualidad cuenta con 396.000€. Es decir, precisa de una ampliación de 1,7 millones de euros. Lo grave es que esta ampliación no proviene de la necesidad de sufragar deudas sino de cumplir una estúpida normativa que exige a los equipos tener como capital el importe equivalen al 20% del presupuesto al 25% de la media de los gastos incurridos por los equipos de la categoría exluyendo los dos importes mayores y los dos impoportes menores. Y es estúpida porque no tiene en cuenta ni las pérdidas ni la deuda de los equipos. Por tanto no sirve para salvaguardar el patrimonio de los equipos sino para incentivar su saqueo.

El Eibar cuenta con 400.000€ en Reservas de la acumulación de beneficios en ejercicios pasados. Mientras tanto la mayoría de equipos tienen su fondos propios negativos o mínimos pero nadie obliga a los propietarios a aportar nuevos fondos (ver post “¿Cómo de mal está el fútbol español?”). La ley debería obligar a que los equipos mantengan un equilibrio patrimonial suficiente para hacer frente a las deudas contraídas y las pérdidas sufridas en vez de fijar un capital nominal respecto a un presupuesto. De esta manera se penaliza la gestión responsable y se aplaude al que ha dilapidado los recursos de los equipos.

Aún más destacable es que ante esta difícil situación el Eibar no solo no ha ido en búsqueda de millonarios de tierras lejanas (Racing deSantander, Málaga, Getafe, Real Sociedad) como otros equipos que han tenido que afrontar una ampliación de capital. El equipo armero incluso ha aprobado importantes limitaciones para impedir acabar controlado por cualquier inversor foráneo. De esta manera impide que cualquier accionista pueda contar con más del 6% del capital del equipo. Incluso para protegerse de posibles operaciones hostiles ha limitado el voto de cada accionista en la Junta de Accionistas al 20% de los votos emitidos, para evitar que en caso de una alta abstención un paquete concentrado pueda dominar el equipo. 
 
Esto supone una protección al accionista minoritario, totalmente desprotegido cuando invierte en fútbol (ver post “¿Quién protege al inversor en fútbol?”). Tanto el ejemplo del Eibar como el del Irún (ver post “La rentabilidad de las acciones del Real Unión de Irún”) debería ser un ejemplo para los equipos que se han creado al calor de la afición (como el Ciudad de Murcia y Atlético Club de Socios). En el lado contrario tenemos los ejemplos de los modelos de accionariado de Valencia CF y Deportivo que deberían evitar los nuevos equipos que algún día alcanzan el fútbol profesional a la hora de establecer un gobierno corporativo (ver post“Aficionados y gobierno corporativo del fútbol español”).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...