sábado, 22 de diciembre de 2007

Las sociedades mixtas del fútbol portugués


En Portugal han desarrollado un modelo con la creación de filiales mercantiles de los equipos de fútbol diferente al español y al argentino. En este caso el club deportivo actúa como holding al tener una participación relevante en la Sociedad Anónima Deportiva. La aportación del club al capital lo realiza en especie a través de sus activos. El resto del capital lo aportan inversores pasando la sociedad resultante a poder cotizar en el mercado de valores.

En el club deportivo seguirá cada aficionado teniendo un voto igual al reto. En la sociedad anónima participada por el club también habrá accionistas y en dicha sociedad cuantas más acciones tengas más votos te corresponden.

El legislador portugués limitó el porcentaje máximo del capital de la sociedad anónima deportiva en manos del club deportivo hasta un máximo del 40%. Pero los clubes han salvado esa limitación mediante la constitución de sociedades financieras.

Por ejemplo, el Sporting de Lisboa creo una sociedad anónima deportiva donde el club poseía el 21,4% de las acciones. A su vez creó una sociedad tenedora de acciones donde el club era el accionista mayoritario, con un 80%, y dicha sociedad posee el 50% de la SAD. Por lo que el club controlaba realmente el 71,4% del capital de la SAD a través de participaciones directas e indirectas.

Al asegurarse el control de la sociedad por parte del club deportivo, se desincentiva la aparición de inversores que adquieran acciones para controlar la sociedad ya que nunca podrán tener la mayoría.

Esto explica el escaso free-float (capital negociado libremente en bolsa) de los equipos portugueses. Pero eso no impide que los tres principales equipos (Sporting, Benfica y Oporto) coticen en bolsa y entren dentro del índice Stoxx de los 27 principales equipos de fútbol en bolsa. Además, su incorporación al mercado de valores ha supuesto la introducción de criterios empresariales en la transparencia de la información financiera. Algo tan necesario en los equipos españoles.

Además la estructura accionarial donde una parte minoritaria cotiza libremente en bolsa mientras la mayoría está en manos de una organización de mutualidad donde un miembro corresponde a un voto no es exclusiva del fútbol portugués. Por ejemplo entidades financieras como Credit Agricole tiene la misma.

Compelto en EBS

viernes, 21 de diciembre de 2007

Mittal también invierte en el fútbol inglés

Algo tiene el fútbol en Inglaterra que atrae a todo el mundo. Los inversores norteamericanos se abalanzaron sobre Manchester United y Liverpool por su rentabilidad mientras Abramovich fundió su dinero en el Chelsea.

En el presenta año cambiaron de manos el Newcastle y el QPR. Éste último fue adquirido por conocidos de la Fórmula 1: Ecclestone, Briatore y Agag. Y ahora han añadido un nuevo socio: Lakshmi Mital, el reciente comprador de Arcelor.

El fútbol inglés es el que más recibe por los derechos televisivos y el que más interesa a espectadores e inversores foráneos.

¿Qué atraerá a los nuevos dueños: los beneficios obtenidos por algunos equipos o la repercusión mediática?

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Relación entre habitantes y equipos de una ciudad

Café fútbol nos trae un interesante análisis sobre la relación entre la población de las ciudades y el potencial de sus equipos.
Para empezar, aquí tenéis a los 20 equipos de primera división, ordenados según el tamaño de su municipio sede. En el caso de que mas de un equipo comparta ciudad, lo que hice fue dividir la población de la misma por la mitad, y es ahí donde situé al 2º representante(es simplemente algo indicativo, sin criterio científico alguno, aviso). La tabla seria la siguiente:

Real Madrid: 3128600
Barcelona: 1605602
Atlético de Madrid: 1564300(3128600)
Valencia: 805304
Espanyol (Barcelona):802201(1605602)
Sevilla: 704414
Zaragoza: 667034
Murcia: 416996
Mallorca (Palma de Mallorca):407125
Levante (Valencia):402652(805304)
Athletic de Bilbao: 354145
Betis (Sevilla):352207(704414)
Valladolid: 319943
Deportivo (La Coruña):243320
Osasuna (Pamplona):200569
Almería: 185309
Racing (Santander):182926
Getafe: 156320
Recreativo (Huelva):145763
Villarreal: 49291

Se puede ver que las cinco mayores ciudades del país son las únicas que tienen dos equipos en la máxima categoría. Y como el caso de Villareal es muy llamativo.
Vamos a pasar a la segunda categoría, estos son los datos:

Málaga: 573000
Las Palmas: 377056
Córdoba: 322867
Hércules (Alicante):322431
Celta (Vigo):293255
Sporting (Gijón):274472
Granada 74(Granada):237929
Alavés (Vitoria):230585
Tenerife (Santa cruz de Tenerife):223148
Elche: 219032
Xerez (Jerez):199544
Salamanca: 190025
Real Sociedad (San Sebastián):183308
Castellón: 172110
Albacete: 161508
Gimnastic (de Tarragona):131158
Cádiz: 130561
Polideportivo Ejido: 78218
Racing de Ferrol: 77155
Granada 74(Motril):57895
Numancia (Soria):38004
Eibar: 27530
Sevilla Atletico: filial


Aquí llama la atención el caso de la Real Sociedad, histórico de primera división a pesar de no ser de las ciudades más habitadas. Todo lo contrario que Málaga y Las Palmas cuya dimensión parecería que les asegurara jugar en la máxima categoría.

Por fin, nos referimos a la situación de las otras ciudades españolas de más de 200.000 habitantes que no aparecen en las tablas anteriores:

Hospitalet: 260468:2ºB
Badalona: 219353:2ºB
Oviedo: 215477:3º división
Cartagena: 208916:2ºB
Mostoles: 205905:3división
Alcalá de Henares: 203624:3división
Fuenlabrada: 203534:2ºB
Terrasa: 203210:2ºB
Sabadell: 200612:2ºb


Vemos que la mayoría de ciudades están cercanas a Madrid y Brcelona por lo que muchos de sus habitantes se decantarán por los equipos punteros. Sólo dos ciudades rompen esa regla: Oviedo y Cartagena.

viernes, 14 de diciembre de 2007

El gerenciamiento argentino

Los argentinos no transformaron los clubes deportivos en sociedades anónimas, sino que han acuñado una denominación original a su reforma: el ‘gerenciamiento’. Se trata de un cambio voluntario, simplemente se otorga una nueva alternativa a la gestión de los equipos. El ‘gerenciamiento’ consiste en un contrato de franquicia entre un club deportivo y una sociedad anónima.

La franquicia incluye la cesión del conjunto de derechos de propiedad del club como pueden ser las marcas, denominaciones, derecho a participar en competiciones, al uso de los estadios o aquellos relativos a la retransmisión de acontecimiento por televisión. El franquiciado explota todos los activos referidos a la competición deportiva, incluidos los derechos de transferencia de los deportistas profesionales, pero la propiedad sigue siendo del club.

La sociedad anónima pagará un canon de entrada y otro de carácter mensual durante el período de duración del contrato de franquicia. Todos los beneficios derivados de la explotación de los activos del club depararán en el franquiciado, es decir, en la sociedad anónima. La propia legislación nos indica los criterios que debe seguir el club a la hora de adjudicar el contrato de franquicia al referirse que se deben tener en cuenta los intereses de la acción social y deportiva del club deportivo.

Este tipo de contrato obliga a los gestores a conciliar los intereses de ambos grupos buscando un equilibrio entre el rendimiento económico y el deportivo. Los directivos de dicha sociedad deberán procurar obtener los mayores beneficios para satisfacer a sus accionistas que buscan rentabilizar los fondos comprometidos. Pero a la vez deben atender los deseos de los socios del club franquiciador para que al vencimiento del contrato de franquicia les vuelvan a elegir como franquiciada.

A pesar de las ventajas que presenta el modelo, su llevada a la práctica no está exenta de dificultades. Es el caso del equipo Quilmes Atlético Club que llegó a un acuerdo con la empresa Exxel para formalizar un contrato de franquicia por diez años. Ante unos determinados reveses deportivos y el importante monto de las inversiones comprometidas, la sociedad anónima decidió rescindir el contrato y la gestión retornó al club deportivo.

Un caso diferente es el del equipo Racing Club de Avellaneda que tras ser intervenido judicialmente por suspensión de pagos alcanzó un acuerdo de franquicia con la empresa Blanquiceleste S.A. para la gestión de los activos a cambio de hacer frente a la deuda contraída por el club. De esta manera el club logró evitar su desaparición y continuar en funcionamiento.

Completo en EBS

martes, 11 de diciembre de 2007

Asalto al Manchester United

El equipo inglés era una pieza deseada por grandes inversores debido a su alta rentabilidad. Pero el obstáculo que se encontraron la mayor asociación de accionistas minoritarios de la historia del fútbol que se denominaba Shareholders United y que llegó a representar el 15% del capital del Manchester United. Surgió por la oposición de accionistas minoritarios al intento de compra que sufrió el equipo por parte del magnate de la comunicación Rupert Murdoch. Una afición que no padeció el Síndrome Abramovich.

La operación fracasó por la oposición de las autoridades de la competencia, el trust estableció un mecanismo de compra de acciones que hizo superar los tres mil trescientos miembros. Dicho mecanismos establecía dos niveles para la adquisición de acciones. El primero consistía en que el propio trust adquiría títulos de sus ingresos por cuota de entrada de cada miembro al trust y por la venta de diferente merchandising y productos asociados.

Pero la parte más importante radicaba en el compromiso de compra de acciones por parte de los miembros del trust de una cantidad fija todos los meses, que podía oscilar de las diez a las quinientas libras. Esto suponía un importante crecimiento mensual de las acciones controladas por el trust que comprendían sus propias acciones y aquellas que le habían sido delegadas para el voto conjunto en la Junta de Accionistas del Manchester United.

A pesar de su pujanza, la asociación no pudo impedir la irrupción de la familia norteamericana Glazer quien en el 2005 alcanzó la mayoría del capital y lanzó una OPA de exclusión de cotización en bolsa de Londres.

En ese momento los accionistas minoritarios tomaron caminos distintos. Mientras una parte de ellos reformó el trust convirtiéndolo a la fórmula de mutualidad para crear un ‘Fondo Fénix’ con el objetivo de recuperar el equipo en un futuro, otra parte ha preferido formar un equipo totalmente nuevo denominado ‘FC United of Manchester’. Para formar parte del nuevo equipo se debe realizar una donación superior a un mínimo pre-establecido y cada miembro tiene el derecho a un voto.

A pesar de la derrota, la resistencia a la compra del Manchester United mostrada por los accionistas minoritarios ha servido de revulsivo para la potenciación de las asociaciones llamadas Supporters’ Trust en la liga inglesa como contrapeso a los intereses financieros de otros accionistas.

Completo en EBS

lunes, 10 de diciembre de 2007

El fútbol no es como cualquier otro negocio

Es un negocio, cotiza en bolsa y da muchos beneficios. Pero es diferente. No hay más que comprobar estos 20 fallos imposibles de fallar.

Visto en Fútbol-arte.

viernes, 7 de diciembre de 2007

El fútbol en bolsa

El primer club inglés en salir al parqué fue el Totthenham Hotspurt en 1983, le siguió el Manchester United que salió a bolsa en junio de 1991 con 74,41 millones de euros de capitalización. En 1997 ya cotizaban 15 clubes; entre los que estaban el Aston Villa, el Chelsea, el Birmingham o el Leeds United.

El Manchester United fue excluido de cotizar en la bolsa tras la OPA lanzada por Glazer tras una importante revalorización de sus acciones.

El éxito británico hizo que se popularizaran las salidas a bolsas de equipos de fútbol en otros países como Italia, Alemania o Portugal.

El papel de los equipos de fútbol en el parqué ha llevado a las empresas especializadas a elaborar un índice bursátil como al resto de sectores económicos. Dow Jones ha elaborado el índice Stoxx Football que incluye a 27 equipos de fútbol europeos que cotizan en bolsa.

El fútbol británico es el más representado con ocho equipos en el índice. Entre ellos se encuentran el Tottenham, Celtic de Glasgow o el Birmingham City. También hay cinco equipos daneses y cuatro turcos. Nuestros vecinos portugueses tienen a sus tres principales equipos en el índice: Benfica, Sporting de Lisboa y Oporto.

Los equipos con una mayor ponderación en el índice son el Olympique Lyonnais y el Juventus de Turín. Otros equipos punteros representados son el Borussia Dortmund, Ajax y Roma.

Quien haya invertido replicando al índice futbolístico ha logrado una rentabilidad del 12,63% en lo que llevamos de año. Un dato mucho mejor que el -2,37% que han obtenido en los seiscientos principales valores de las bolsas europeas que nos muestra el índice Stoxx 600. Pero también debemos recordar que la rentabilidad del fútbol español se encuentra lejos de la de sus compañeros europeos.

Completo en EBS

jueves, 6 de diciembre de 2007

Cuando los hinchas creen en los Reyes Magos

Aficionados de diferentes partes del mundo, desde el español Atlético hasta el brasileño Corinthias, se obnubilan en ocasiones y consideran que alguien va a dar un montón de dinero a su equipo a cambio de nada. También hay hinchas que presentan cierta resistencia a este proceso con altas dosis de realismo como ocurrió en el Manchester United.

Es lo que podríamos denominar Síndrome Abramovich que comentaba en El Blog Salmón. Patología que afecta principalmente a los aficionados al fútbol aunque pueden darse casos en otros deportes. El principal síntoma es la pérdida de racionalidad e incluso pueden darse casos de alucinaciones colectivas. Suele agravarse en épocas de malos resultados deportivos. No se conoce medicación ni remedio alguno. La curación viene motivada en la mayoría de casos por sentencias judiciales o procesos de quiebra.

Los afectados son personas que desean maximizar la rentabilidad deportiva obtenida de un equipo deportivo. Dicha rentabilidad les proporciona una satisfacción por su implicación con dicho equipo, la cual no es proporcional a la cantidad aportada por lo que no es habitual que cada uno de ellos adquiera grandes paquetes accionariales.

Bajo el Síndrome de Abramovich los aficionados consideran que alguien va a proporcionar una elevada cantidad de dinero al equipo deportivo a cambio de la satisfacción de la rentabilidad deportiva. Pero en la inmensa mayoría de casos las personas que invierten una elevada cantidad en un proyecto deportivo, lo hacen para lograr una rentabilidad financiera que sí es proporcional a la cantidad de acciones adquiridas.

En aquellos casos en los que los grandes accionistas reconocen la búsqueda de la máxima rentabilidad financiera tratan de que el equipo logre los mayores beneficios de lo que se benefician también los pequeños accionistas si los hubiera.

Pero en los casos que ocultan sus verdaderas intenciones a los aficionados bajo el Síndrome Abramovich, por lo que logran altas rentabilidades a costa del equipo, de las administraciones públicas o de los accionistas minoritarios.

Dicho síndrome coge su nombre de un multimillonario que ha asumido las elevadas pérdidas que su equipo, el Chelsea, ha sufrido durante varias temporadas. A pesar de ser un caso atípico en el fútbol, muchos aficionados se aferran a la falsa esperanza de la llegada de un Abramovich que aporte dinero como un maná a su equipo sin tener claras las contraprestaciones.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

¿Se convertirán las apuestas en el “doping” del fútbol?

La última noticia ha sido las sospechas de que el partido Liverpool-Besiktas fue amañado. El problema es que ya llueve sobre mojado y la UEFA tiene sospechas de que se amañaron más de 20 partidos. Incluso ahora se levantan sospechas sobre los mundiales.

El escándalo en Italia fue mayúsculo sobre la compraventa de partidos. Se impusieron fuertes sanciones deportivas como el descenso del Juventus y ahora se encuentra en vía judicial.

El problema de todos estos escándalos es que pueden provocar el desinterés por el fútbol. Recuerdo levantarme de madrugada para ver el duelo Johnson-Lewis en las olimpiadas de Seúl para llevarme el chasco en la mañana siguiente de la descalificación de Johnson por positivo. La caída en el interés del ciclismo a pesar del éxito de los deportistas españoles viene por la constatación que aunque veamos un desenlace en la carretera, los posteriores análisis supondrán cambios en la clasificación.

Si el fútbol se convierte en una versión de la lucha libre americana, el público puede abandonar los estadios como antes lo ha hecho con el ciclismo.

martes, 4 de diciembre de 2007

Myfootballclub ya tiene equipo

El grupo de aficionados reunidos en torno a Myfootballclub para comprar un equipo para que sea gestionado por ellos mismos ya ha logrado su objetivo. Tras recaudar 980.000€ entre 20.000 aficionados han adquirido el Ebbsfleet United de la Football Conference (quinta división).

Comentaba en El Blog Salmón:

Razonable también la actuación de la Financial Services Authority (FSA). La FSA es el supervisor financiero con competencias en el mercado de valores, la banca y los seguros. En el caso del mercado de valores su equivalente español sería la CNMV.

La operación ha precisado la aprobación de la FSA que ha justificado su participación para la defensa de los intereses de los miembros de MyFootballClub que no son más que accionistas minoritarios. ¡Qué diferencia con la desaparición de la CNMV española en los escándalos de las Sociedades Anónimas Deportivas españolas! Los accionistas del Betis y del Atlético de Madrid se lo hubieran agradecido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...