Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2008

El impacto económico negativo de las olimpiadas

Imagen
Como vimos en un post anterior, los juegos olímpicos se han convertido en un agujero económico que cada día recuerdan más al pozo sin fondo de Montreal 1976 que a los exitosos Los Angeles 1984. Las voluminosas pérdidas acaban siendo sufragadas por los contribuyentes del país organizador. En contrapartida se anuncian múltiples beneficios pero todos ellos muy intangibles: mejora de la imagen, más turistas, mayor reconocimiento,… Estaríamos en lo que en economía se denomina externalidad, efectos externos que sufren una o varias personas por acciones u omisiones de otras. Las externalidades son negativas cuando esas acciones provocan perjuicios a agentes externos. El ejemplo más típico es la contaminación que una fábrica puede provocar a los vecinos de una localidad. Por el contrario una externalidad positiva es aquella que provoca un aumento de bienestar a agentes ajenas. Un ejemplo sería un determinado monumento artístico o histórico que atraería a turistas que beneficiarían a hoteles y…

Los anuncios olímpicos que no vimos

La fuerte controversia provocada por la concesión a China puede explicar la escasa utilización de los Juegos Olímpicos en sus campañas publicitarias. Así ni Coca-cola ni McDonalds han realizado anuncios en nuestro país que lo liguen con las olimpiadas. Algo que sí hicieron durante la pasada eurocopa.






Por el contrario en China sí los han realizado. Desconozcoque política han seguido en el resto de países aunque probablemente dependería del nivel de crítica al régimen chino por parte de la opinión pública local.



La difícil rentabilidad del patrocinio

Anunciarse en las revistas o en la televisión es sencillo. Se paga una cantidad para lograr unas serie de impactos entre el público. Mediante encuestas o audiómetros se conocen las características de dicho público para ver si coincide con el target previsto. Pero patrocinar a un deportista resulta más complejo. Se busca identificar a la marca con los valores del deportista y eso no se logra únicamente firmando un contrato. Que se lo pregunte al Banco Popular, entidad poco dada a destinar recursos a la publicidad, que ha visto como después de “fichar” a Gasol sólo el 12% relacionan al banco con el jugador de los Lakers. La cantidad de compañías anunciadas por Gasol, Nadal y Fernando Alonso hace que muchas veces los consumidores se confundan. Así según estudio de Havas Sport el 19% del público relaciona al piloto asturiano con Repsol aunque nunca lo ha patrocinado. Un 13% relaciona a Casillas con Mutua Madrileña en vez de con su patrocinador Groupama. O un 9% relacionan SsangYong con Na…

Auge y caída del negocio olímpico

Imagen
Muchos recordamos la emoción de la votación del Comité Olímpico Internacional que eligió a Barcelona como sede olímpica en dura pugna con París y otras ciudades. Esa competencia por albergar los juegos no existía a principios de la década de los ochenta debido a la experiencia canadiense.
En 1976 la ciudad de Montreal albergó los juegos olímpicos me marcaron un antes y un después. Albergar unos juegos olímpicos siempre fue un motivo de orgullo para el país organizador pero el elevadísimo déficit alcanzado en esa edición arruinó las finanzas públicas que tuvieron que asumir una deuda que tardó en pagar treinta años. Incluso se estableció un impuesto especial sobre el tabaco para sufragar los gastos. Los problemas no se acabaron con los juegos ya que el estadio olímpico se convirtió en un gigantesco elefante blanco que supone importantes gastos de mantenimiento y cuyo uso es esporádico. Por otra parte el velódromo se reconvirtió en un jardín botánico. En 1980 los juegos olímpicos se cele…

Tampoco hay Abramovichs en San Sebastián

Imagen
El síndrome Abramovich consiste en que los aficionados creen que los Reyes Magos van a gastar su dinero en contratar a los mejores jugadores para su equipo de fútbol. La lista de afectados es amplia: Betis, Atlético Madrid, Corinthias, Roma, Liverpool, Gretna, Ciudad de Murcia (dos veces),... En la Real Sociedad sufrieron algunos síntomas cuando aparecieron unos chinos que querían comprar el equipo. Tras la oferta china se encontraba el guipuzcoano Iñaki Badiola, quien al final se alzó con el mando del equipo donostiarra sin hacerse con el capital. Por lo que el equipo sigue siendo de los pocos sin un accionista mayoritario.El programa de Badiola no pudo ser más genérico. Una medida poco original: auditoria de los anteriores gestores. Una muy original: vender merchandising en las tiendas de los aeropuertos chinos. La verdad es que no es muy original porque ya lo hacen el Manchester United o el Real Madrid. Lo original es que un equipo con escasa proyección internacional pretender hace…