miércoles, 29 de diciembre de 2010

Tweets y enlaces de Noviembre

Estos son los tweets publicados en Twitter y los enlaces de Facebook del pasado mes de noviembre.
  • Siete equipos de Primera se revelan contra la propuesta de Madrid-Barcelona y proponen una negociación colectiva... http://fb.me/LxQ6k3EQ
  • Nuevo post en Euros y Balones: De ganar la Champions a ganar la Europa League http://fb.me/Jet8JkVv
  • Oppenblog postula que es en la Premier donde se está perdiendo más competitividad que en la liga española http://fb.me/L8AF7sUk
  • El Elche CF pasará a estar controlada por una fundación al igual que Valencia y Levante. http://fb.me/N9gaBJVZ

Más en Euros y Balones: 

jueves, 23 de diciembre de 2010

Soccernomics: ¡El fútbol es así!

Stefan Szymanski es un profesor de la City University de Londres especializado en economía del deporte que ha publicado numerosos artículos. Junto al periodista deportivo Simon Kuper ha escrito Soccernomics, un libro que trata de buscarle una explicación económica a muchos fenómenos que se producen alrededor del fútbol.

En la versión original en inglés, el subtitulo de la obra es por qué Inglaterra pierde, por qué Alemania y Brasil gana y por qué Estados Unidos, Japón, Turquía y la India están destinados a ser los nuevos dominadores del fútbol. De eso trata la tercera parte del libro donde razonan que los tres aspectos fundamentales para explicar el rendimiento de una selección nacional son la renta per capita, el tamaño de la población y el grado de experiencia previa en competiciones internacionales. Esto último explicaría porqué los grandes países citados todavía no han triunfado en los mundiales. Pero como la experiencia es algo que se gana con el tiempo prevén que en un futuro cercano lograran ocupar la posición que les corresponde. Una forma de acelerar esa experiencia no es sólo disputando más partidos internacionales sino también contratando entrenadores extranjeros que exportan el know-how.

Otra de las partes está dedicada a los aficionados. Ahí defienden que Noruega es el país al que más le gusta el fútbol y rechazan la imagen del aficionado al fútbol que siempre es fiel a los colores del equipo. Consideran que no existe el aficionado polígamo y que la vinculación con el equipo no permanece inalterable a lo largo del tiempo.

En la primera parte denuncian los errores en los fichajes por parte de los equipo al ni aplicar unos criterios razonables. Cuentan el caso de un investigador del Manchester United que estudiando videos de los jugadores del Chelsea predijo cómo tirarían los penalties en la final de la Champions League que disputaron ambos equipos. Muestran por qué los equipos de fútbol no ganan dinero y detallan las características comunes de las ciudades que han albergado a equipos campeones a través de diferentes etapas desde el siglo pasado.

Un libro muy interesante, lleno de datos y curiosidades que hará las delicias de aquellos aficionados al deporte interesados en ver su dimensión económica.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Lo que pierden el Athletic Bilbao y FC Barcelona por la publicidad en las camisetas

El primer equipo inglés en lucir publicidad en la camiseta fue el Kettering Town FC, un equipo que militaba en categorías regionales, en 1976. Lo hizo incorporando el logo de una compañía local llamada Kettering Tyres. La federación inglesa se lo prohibió y les ordenó retirarlo inmediatamente. La solución que encontró el equipo fue modificar el logro para que figurara Kettering T, alegando que la T se refería a Town (el nombre del equipo) y no a Tyres (nombre del patrocinador). La federación se dio cuenta de lo difícil que era poner puertas al campo y decidió permitir la publicidad en las camisetas un año después.

Tuvieron que pasar dos años desde la autorización de la FA para que un equipo profesional, el Liverpool, firmara su primer contrato de patrocinio de la camiseta con la firma japonesa Hitachi. En España no fue hasta 1981 que un equipo profesional, el Racing de Santander, hiciera lo mismo e incorporara el logo de la multinacional fabricante de cocinas Teka a su equipación. Pero es un año después cuando se produce un enorme terremoto en el fútbol español al firmar el Real Madrid un contrato de patrocinio con el fabricante italiano de electrodomésticos Zanussi. La cantidad fue de 173 millones de pesetas que para la época alimentó un debate entre los defensores de la épica ligada a una camiseta “limpia” con el escudo y los colores del club con aquellos que veían con buenos ojos la llegada de dinero fresco para llevar a cabo nuevos fichajes.

Al final la práctica totalidad de los equipos se decantaron por introducir publicidad en las camisetas, y no sólo en España sino también en el resto del continente. ¿Todos? No, como esa aldea gala por todos conocida quedaron dos equipos que se resistieron a alterar sus uniformes. Se trataba además de dos equipos muy ligados al entorno en el que se encontraban: el FC Barcelona y el Athletic Bilbao. Se dio la circunstancias que también fueron dos de los equipos que no se transformaron en Sociedad Anónima Deportiva junto a Real Madrid y Osasuna. El Bilbao siguió una política de configurar la plantilla con jugadores originarios de lo que considera su territorio de influencia. Por el contrario el FC Barcelona fue más flexible para las contrataciones aunque sin perder su vinculación con la identidad territorial.

La incorporación de publicidad en las camisetas en ambos equipos les ha vuelto menos diferentes. Ahora se parecen más al resto. Han obtenido unos recursos económicos pero a costa de renunciar a un importante capital: la singularidad. Algo cada vez más difícil de obtener en un mercado cada día más globalizado en el que equipos de diferentes países compiten por un mismo mercado de potenciales aficionados.

Se da la coincidencia que los dos patrocinadores que han acabado con una historia de singularidad de camisetas sin publicidad han llevado esta decisión empresarial por el mismo motivo. No se trata de aumentar ventas sino de aumentar su capital reputacional. Justamente lo que han perdido los equipos. Así Petronor ha tratado de congraciarse con la sociedad vizcaína para superar las reticencias que produce las instalaciones de la petrolera. Se trata de una medida más como pueden ser los programas de becas o subvenciones que realiza en el entorno más próximo coincidiendo con la construcción de una nueva planta de coque.

En el caso del sponsor del FC Barcelona, Qatar Foundation, se trata de una fundación muy diferente a UNICEF. Para empezar prefiere destinar una gran cantidad de millones a sufragar un equipo profesional que dedicarlos a sus proyectos educativos. La razón es que la principal misión de la fundación es mejorar la imagen de Qatar en el resto del mundo. La familia real desea proyectar una imagen del país del golfo como avanzado en el desarrollo de la educación y la investigación y alejarlo de una imagen únicamente ligada al petroleo, las costumbres islámicas y con unas estructuras políticas no equiparables a los países occidentales.

La decisión de llevar o no publicidad en la camiseta depende si se espera lograr más rentabilidad de fortalecer la imagen propia que de subsidiarla a una marca comercial. Así los equipos nacionales de fútbol o los de las grandes ligas norteamericanas eligen la opción de renunciar a esa publicidad. Por el contrario aquellos productos con menos tirón en el mercado recurren en mayor medida a la publicidad en las camisetas. Normalmente cuanto más minoritario es el deporte un mayor número de enseñas pueblan en sus camisetas. Incluso selecciones nacionales como las de baloncesto o balonmano recurren a incluir los logos de los patrocinadores en las camisetas al no poder rentabilizar de otra manera más indirecta su impacto publicitario. En estos momentos el FC Barcelona y el Athletic Bilabo han pasado del primer al segundo grupo.

Más en Euros y Balones:

domingo, 12 de diciembre de 2010

El rescate financiero del equipo NBA de los Hornets

Los Hornets son el equipo de baloncesto de Nueva Orleáns. Han perdido 730 18,2 millones de dólares en la dos última temporada y sus propietarios han decidido abandonar el proyecto. En estos casos lo habitual es la venta del equipo pero sus responsables no han encontrado candidatos interesados.

Ante esta situación la propia NBA ha decidido comprar el equipo. Si la Euroliga de baloncesto ha replicado el modelo norteamericano y ahora es una empresa propiedad de los equipos participantes, esta medida supone una ruptura del modelo muchas veces tomado como ejemplo de gestión.

Realmente no es una medida original porque ya ha habido otros casos en la que los equipos eran propiedad de las ligas como la X League de Fútbol Americano. Pero dicha liga fracaso. Una cosa es que los equipos compartan diversos ingresos de manera conjunta, como por ejemplo derechos de televisión o cierto merchandising, que una competición entre diferentes equipos con los mismos dueños.

De todas maneras la NBA aduce que no se trata de un cambio de modelo sino de una simple medida temporal. Compran el equipo para evitar su desaparición ganando tiempo para lograr que los políticos destinen fondos públicos para sostener al equipo y aparezca un comprador. Algo que los anteriores propietarios no lograron. De la misma manera que la quiebra de un banco afecta al negocio del resto de entidades por lo que se establecen fondos de garantía, los propietarios del resto de equipos han creído que la quiebra de los Hornets puede afectar a su rentabilidad.

Habrá que esperar para comprobar la efectividad de la medida y el peligroso precedente que establece. La presión sobre los políticos para el rescate de un equipo deportivo ya se había producido anteriormente pero ahora se abre la puerta para presionar también al resto de equipos de la NBA.

Más en Euros y Balones:

sábado, 4 de diciembre de 2010

La FIFA entrega el mundial al petróleo

La elección de la sede de grandes eventos deportivos siempre está envuelto en polémica. Pero la elección de los mundiales para 2018 y 2022 ha deparado enormes sorpresas. El enorme coste que supone organizar estas celebraciones hace que muchos países se piensen mucho antes de postularse como candidatos. No es casualidad que la organización de unos Juegos Olímpicos supongan un lastre para la economía de un país.

El principal coste de la organización es la construcción de instalaciones y el mayor problema es su infrautilización después del evento que hace imposible rentabilizar por un período tan corto de tiempo como un mes. Por esa razón los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 resultaron rentables, la inversión en nuevas instalaciones fue mínima.

Pero la FIFA no ha apostado por la sostenibilidad económica de los mundiales. Como hacen muchas competiciones ligueras se ha encomendado al dinero del petróleo. Rusia precisa construir 13 nuevos estadios y renovar otros tres. La candidatura ibérica sólo precisaba construir cinco, reformar nueve y ya tenía siete estadios preparados en estos momentos para la competición. Los rusos tendrán que afrontar una inversión de 3,82 billones de dólares para construir los estadios fretne a los 2 billones del presupuesto español. Además varios de los campos nuevos ya estaba planificada su construcción independientemente de la candidatura del mundial. Además la candidatura ibérica permitía poner a la venta medio millón más de entradas que la rusa.

Todavía más sorprendente es la concesión del mundial de 2022 a Qatar. Será necesario construir nueve nuevos estadios y renovar otros tres. El presupuesto total asciende a 3 billones de dólares. Una ingente cantidad de dinero en un país de menos de un millón de habitantes y con escasa tradición futbolística que ocupa el puesto 113 en el ranking FIFA, Los qataríes batieron en la final a la candidatura norteamericana que no precisaba de construir ninguna nueva instalación y que ponía a la venta dos millones más de entradas.

Puede resultar comprensible una estrategia de tratar de internacionalizar el deporte del fútbol a nuevos países con el objetivo de aumentar su difusión. Esa fue la razón de la organización de los mundiales de Estados Unidos en 1994 y de Japón y Corea del Sur en 2002. Pero la FIFA también debería atender a la sostenibilidad económica de los mundiales para evitar que se conviertan en una carga excesiva para los países anfitriones. Debemos recordar que el enorme déficit de los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 provocó que solo se presentara una candidatura para organizar los de 1984. Por eso no puede extrañar que al igual que ocurre con las olimpiadas, empiecen a alzarse voces en los países candidatos en contra de albergar este tipo de eventos. Si los petrodólares están adulterando las ligas de equipos no se debería permitir que a la hora de competir por albergar unos mundiales algunos actuaran dispuestas a cualquier cosa con tal de ser elegidos porque afectará a la bondad del propio mecanismo de concesión.

Más en Euros y Balones:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...