lunes, 30 de mayo de 2011

Las diferentes políticas de fichajes del FC Barcelona y el Manchester United

Hace algún tiempo tuve la oportunidad de asistir a una conferencia de Ferran Soriano cuando era vicepresidente de FC Barcelona. Una de las cuestiones que más me llamó la atención fue cuando explicó la política de fichajes del FC Barcelona. Ya que el talento es escaso y muy valioso, su coste es un aspecto secundario. El FC Barcelona no maximiza beneficios sino resultados deportivos, por lo que no tiene que tener en cuenta la rentabilidad económica de sus fichajes. Incluso defendía decisiones antieconómicas: es mejor ofrecer largos períodos de contrato a los jugadores porque es más arriesgado que se vaya a otro equipo que su nivel de competición descienda y que siga habiendo que pagarle una alta remuneración. Todo lo contrario de la doctrina Wenger de vender a los jugadores cuando alcanza su máximo rendimiento, sin que vaya a ir a más, y existan ofertas económicas atractivas. Para Soriano los ingresos de un equipo debían provenir del merchandising o de los derechos de televisión pero no de los jugadores.

Soriano defendía la clasificación de equipos compradores y equipos vendedores. Según esa teoría solo los equipos compradores se harían con el mejor talento y podrían dominar las competiciones deportivas. Eso fue lo que ocurrió en España durante décadas. El FC Barcelona y el Real Madrid fichaban a aquellos jugadores que destacaban en el resto de equipos de la Primera División que veían esas ventas como una importante fuente de ingresos aunque también suponían que ningún equipo podría hacer sombra en la competición. Así se dio el caso que hasta tres jugadores de un mismo equipo se incorporaron al FC Barcelona en la misma temporada: Bakero, Beriguistain y Rekarte desde la Real Sociedad en 1988.

Pero el Manchester United parece que quiere romper ese axioma. El equipo inglés apenas ha gastado 33 millones de euros en fichajes en las cinco últimas temporadas. Muy lejos de los 227 millones desembolsados en el FC Barcelona. Incluso se ha desprendido de jugadores-franquicia como Beckham y Cristiano Ronaldo. Éste último con un rendimiento altísimo en su nuevo equipo del Real Madrid. Esta política provoca una alta rentabilidad. De hecho el Manchester United sería una maquina de ganar dinero (ver mi post sobre sus finanzas: Manchester United y el Chelsea: dos formas de perder un montón de dinero) sino fuera porque tiene que pagar las enormes deudas que sus dueños, los Glazer, pidieron para hacerse con el equipo. Pero tampoco se ha visto que el rendimiento deportivo se viera afectado. No le ha impedido ganar cuatro títulos de liga y una Champions en el último lustro.



Más en Euros y Balones:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...