lunes, 22 de septiembre de 2008

¿Por qué quiebran los equipos de fútbol?

Recientemente se ha vuelto habitual encontrar noticias de quiebras en los equipos de fútbol. En los primeros tiempos del fútbol, segunda mitad del siglo XIX, aquellos responsables de los equipos británicos que quebraban eran enviados a la prisión de deudores. Aunque no hay duda de que se trataba de una medida efectiva, se ha dejado de utilizar. Para estudiar soluciones alternativas al fenómeno de las quiebras en el fútbol, desde la Universidad de Coventry se ha realizado un estudio para diagnósticas las principales causas de los problemas económicos de los equipos ingleses.

Ningún equipo de la Premier League ha tenido problemas de insolvencia desde los ochenta, son los escalafones consecutivos del fútbol inglés donde se concentran los equipos con problemas. En las categorías más infeeriores apenas se producen incidencias. Esto se explica por el efecto de los descensos deportivos, el 30% de los equipos insolventes perdieron la categoría en los doce meses anteriores. Un porcentaje que se eleva hasta el 48,5% si tenemos en cuenta los que descendieron en los 36 meses anteriores.

Otro aspecto muy importante es la escasa catadura moral de los directivos de los equipos. En casi una de cada cinco quiebras de equipos ingleses, los gestores han cometido actos ilegales. En otros casos, los gestores han sido simplemente incompetentes incurriendo en unos gastos muy superiores a los ingresos lo que genera un volumen de deudas que cuando superan los treinta millones de libras en la Premier o de diez en la First Division abocan irremediablemente a la quiebra poco después. Mucha de esa deuda es generada a pesar de la existencia de un Abramovich. Así el Chelsea acumula unas deudas superiores a las 700.000 libras. Una cantidad inferior a la deuda del Manchester United, pero mientras el equipo “norteamericano” genera beneficios, los “rusos” tienen pérdidas continuadas. La dependencia de un benefactor provoca que cuando éste cierra el grifo, como en el caso del escocés Gretna, el equipo quiebre automáticamente.

Esta caótica gestión de los equipo es provocada muchas veces por la asunción de excesivos riesgos financieros para lograr éxitos deportivos. La única forma de obtener grandes beneficios con equipos modestos es asumir unos costes elevadísimos con el objetivo de alcanzar la ansiada Premier, auténtico premio gordo. El estudio de la Universidad de Coventry recomienda, para evitar esta mala grestión, que las autoridades deportivas penalicen en la competición deportiva las malas prácticas económicas.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...