jueves, 7 de octubre de 2010

Liverpool cambia de manos pero todo sigue igual

Cambiar para que todo siga igual es una costumbre muy italiana donde sus gobiernos cambiaban continuamente pero permaneciendo los mismos en el poder. Algo parecido le ha pasado al Liverpool. Sus aficionados llevan tiempo pidiendo la marcha de los dueños norteamericanos del equipo: Tom Hicks y George Gillett. Como hizo su compatriota Glazer en el Manchester United, los inversores se endeudaron para adquirir el equipo.

Se trata de usar un fuerte apalancamiento (hacer inversiones con pocos recursos propios y mucho endeudamiento) propios de etapas de alegría crediticia por parte de los bancos. En este caso al Royal Bank of Scotland (RBS) se le acababa la paciencia al ver las dificultades que tenían para devolver el préstamo por lo que la única solución parecía la venta del equipo para saldar la deuda. Algo parecido a lo que ocurre a muchos que se hipotecaron en exceso para comprar una vivienda y ahora tienen que venderla al no poder atender las cuotas. Ahora nos podemos preguntar cómo es posible que lograrán que les otorgaran la financiación, pero esa es una de las explicaciones del porqué el RBS es uno de los grandes bancos que han quebrado en esta crisis financiera.

No es que Hicks o Gillet se cansaran de poner dinero como le ha pasado a Abramovich sino que a diferencia de los jeques propietarios del Manchester City o del Málaga, no ven el fútbol como un distintivo de riqueza, como tener un Ferrari u organizar las mejores fiestas, sino como un negocio. Cuando una empresas adquiere una maquina o inicia un nuevo negocio lo hace porque considera que esa maquina generará suficientes beneficios para pagar su coste. Pero eso no lo han logrado con la compra del Liverpool.

A pesar de que en 2007 adquirieron el equipo de Anfield por 252 millones de euros y ahora la venta se realiza por más de 340 millones, Hicks y Gillet tratan de impedir la operación. La razón es que perderán más de 164 millones que prestaron al Liverpool a través de sus sociedades. Pero tendrán difícil impedirlo ya que la mayor parte de la venta irá destinada a pagar un préstamo con RBS por más de 270 millones. El banco RBS obligó a buscar un comprador bajo amenaza de adjudicarse las acciones del equipo en manos del norteamericano.

En estos momentos desconocemos el grado de apalancamiento, cuánto se ha tenido que endeudar, el nuevo propietario del Liverpool, John W Henry pero su historia se parece mucho al de los hasta ahora dueños. Inversores norteamericanos que han tenido éxito en negocios deportivos al otro lado del Atlántico que ahora tratan de aplicar su know-how al deporte europeo. Pero hasta ahora todas las experiencias han fracasado al tener que competir en un mercado con numerosos agentes no maximizadores de beneficios. Habrá que ver cuál será la siguiente etapa del desembarco norteamericano en el fútbol inglés mientras de nuevo los aficionados no han conseguido que su voz fuese escuchada.

En Euros y Balones:

5 comentarios:

  1. ¿puedes explicar un poco mejor eso de que los inverores se endeudan para adquirir el equipo? Me imagino que lo que endeudan es el equipo para bajar su valor, pero ¿cómo pueden hacer eso antes de adquirirlo?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Es lo que se denomina Leveraged Buy Out, comprar una compañía financiando con un préstamo la práctica totalidad del dinero pagado a los anteriores propietarios. La garantía de la operación son los activos de la propia compañía.

    Hicks y Gillet pidieron un préstamo para comprar el Liverpool. La garantía de ese préstamo era el propio Liverpool. Por esa razón si no pagaban el préstamo, el banco se quedaba con el equipo de fútbol.

    Es como cuando vas a comprar una casa y no tienes nada ahorrado. Pides un préstamo por el 100% del precio de la casa y se hace una hipoteca. Si no pagas, el banco se queda con la casa.

    Glazer fue más allá y fusionó la sociedad instrumental que había pedido el préstamo con el equipo de fútbol, con lo que la deuda ya no la tenía la sociedad sino el propio Manchester United.

    Es la forma de comprar equipos o empresas sin poner dinero. Simplemente hay que encontrar un banco lo suficientemente tonto para que te financie. Lo malo es que estos años de atrás había bastantes.

    ¿Me he explicado? ¿Alguna duda?

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Me temo que en España no se ha informado bien de todo el follón del Liverpool, porque en lugar de hablar de compra apalancada y de interés compuesto, vendía más echarle la culpa a Benítez o a Torres. Veo que por fin un blog español se decidía a hablar de todos los chanchullos que hay detrás de los clubes deportivos; pero creo que en este caso, faltan algunos datos.

    Hicks y Gillette no se endeudaron a sí mismos para comprar al Liverpool. Endeudaron al propio Liverpool.

    En un principio, lo que hicieron fue pedir un préstamo para comprar el Liverpool, y poner al mismo club como aval. De hecho, cuando llegaron, prometieron que no agravarían la deuda del club con la operación.

    Pero en cuanto venció el primer plazo de la deuda, lo que hicieron fue pedir un nuevo préstamo a otro banco. Y ese nuevo préstamo (con los nuevos intereses) SÍ se puso al nombre del Liverpool. Es decir: es el Liverpool el que tiene que financiar su propia compra.

    Cada X tiempo, se anunciaba que un nuevo banco acudía al rescate del Liverpool. Y eso sólo quería decir que la deuda se refinanciaba con nuevos préstamos, por lo que iba creciendo como un cáncer que iba chupándole al Liverpool todos sus ingresos.

    No acaba ahí la cosa. Con todo esto, Hicks y Gillette se hicieron con el club sin pagar ni un centavo, pero no se llevaban ningún otro beneficio. ¿Qué es lo que hicieron? Fundaron una empresa en las Islas Caimán, y a través de ella, concedieron un préstamo al Liverpool para pagar parte de la deuda. Un dinero que tenía que volver a sus bolsillos, y además doblado: el préstamo se concedió a un interés COMPUESTO del 10% anual. Los que sepan de economía sabrán que el ritmo de crecimiento de esas deudas es infernal. Y TODO ESE DINERO IBA A PARAR A SUS BOLSILLOS.

    En menos de tres años destruyeron un club histórico. No hay más que recordar lo que era el Liverpool en el 2007 (final de la Champions) y lo que es ahora: perdido en mitad de la tabla inglesa, y fuera de la lucha por cualquier título, salvo la UEFA (y con muy pocas posibilidades de regresar a la Champions.)

    En esta página de un foro del Liverpool, se explica todo bastante bien:http://www.redandwhitekop.com/forum/index.php?topic=257942.0

    ResponderEliminar
  5. Shy Guy, lo peor es que el nuevo dueño no parece aportar garantías de corregir la situación.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...