jueves, 16 de febrero de 2012

Glasgow Rangers sancionado por deudas con Hacienda, ¿y en España?


España es con diferencia el país que más equipos en concurso de acreedores. En la primera división Rayo, Racing, Zaragoza, Betis, Granada y Mallorca se encuentran en esa situación. Una situación sin comparación en el resto del continente. Y es que a diferencia de las empresas del resto de sectores, los equipos de fútbol de primera división suelen salir del concurso con una deuda menor y sin peligrar su continuidad. Por el contrario, la mayoría de las empresas que entran en situación de concurso de acreedores terminan siendo liquidadas.

Una de las causas del recurrente recurso al concurso de acreedores es que hasta ahora suponía impedir el descenso de categoría por impagos a los jugadores (ver post Ley Concursal y Sociedades Anónimas Deportivas). Con la reciente reforma de la ley concursal, los equipos ya no podrán evitar ese descenso.

Pero en el resto de Europa las medidas son mucho más duras. Primero fue el Portsmouth inglés al que le sancionó con nueve puntos que le abocaron al descenso y ahora es el Glasgow Ranger a quien la entrada en concurso le ha supuesto un descuento de diez puntos que le impiden tener alguna oportunidad de revalidar el título de liga obtenido la pasada temporada.

Aquí en España nos costaría mucho pensar que el Madrid o FC Barcelona, equivalentes patrios a la importancia del Rangers en Escocia, fueran sancionados hiciera lo que hicieran. No hay más que recordar lo ocurrido en la Copa del Rey del año 2000 en el que el FC Barcelona no se presentó en un partido ante el Atlético de Madrid. El reglamento establece que no presentarse a un partido de Copa del Rey implica la expulsión de ese equipo del torneo durante un año. Sin embargo, la RFEF se saltó su propio reglamento y permitió a los azulgranas disputar la Copa del Rey del siguiente año. O la aberración de la liga de 22 equipos de 1995 cuando la LFP aplicó la sanción del descenso a segunda a Celta y Sevilla que después rectificó pero sin tampoco retirar el derecho a participar a los dos equipos que habían recuperado la permanencia gracias la sanción a dichos equipos.

Pero lo aún más sorprendente del caso del Rangers es que el desencadenante del concurso es la deuda con la Hacienda británica por importe de 90 millones de euros. Mientras en España los datos oficiales indicaban que en 2009 la deuda de los equipos de fútbol con Hacienda ascendía a 627 millones de euros. Y por supuesto en estos dos años ninguno de ellos ha sido sancionado con pérdida de puntos en la competición ligera.

Mientras en Alemania la Bundesliga se muestra orgullosa de pagar más de 600 millones de euros anuales en impuestos y en el Reino Unido se castiga los impagos con Hacienda, el fútbol español sigue siendo impune ante Hacienda. Es un problema de país. Si no somos capaces de exigir que un equipo de fútbol cumpla con sus obligaciones, ¿qué podemos esperar que pase con los banqueros y los poderosos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...