Getafe CF Team Dubai, otro equipo “árabe” en el fútbol europeo

El Manchester City fue el primer equipo en caer en manos árabes. En Inglaterra están acostumbrados a las inversiones foráneas pero el volumen de dinero gastado en fichajes no se recordaba en la Premier desde los primeros tiempos de Abramovich en el Chelsea. El dueño del equipo inglés es Mansour bin Zayed bin Sultan Al Nahyan, hermano del Emir de Abu Dhabi, uno de los emiratos integrado en los Emiratos Árabes Unidos.

A finales de la temporada pasada, fue el Málaga CF quien pasó a manos de otro árabe de sangre azul: Abdullah Bin-Nasser Al-Thani. Se trata de un jeque del pequeño pero rico país del Golfo Pérsico llamado Catar. Es primo tercero del actual Emir de dicho país.

Y esta misma ha desembarcado el tercer jeque en el fútbol europeo con la venta del Getafe CF que pasa a manos de Mohammed bin Rashid Al Maktoum. Se trata del Emir de Dubai, otro de los emiratos integrados en los Emiratos Árabes Unidos.

 (Actualización)
La compra del Getafe se está convirtiendo en un culebrón. Primero fue el ridículo de Ángel Torres negando una venta que tuvo que terminar por reconocer. Decir que lo hace para que entre dinero en el equipo es risible cuando el primer sitio donde ha entrado dinero ha sido en los bolsillos de Ángel Torres.


Ahora son las dudas sobre la verdadera identidad del comprador. En un principio parecía ser un fondo de inversión Royal Emirates ligado al Emir de Dubai, Mohammed bin Rashid Al Maktoum, pero las dudas crecen ya que apenas hay información de sus inversiones. Quien aparece al frente del fondo es el jóven Butti bin Suhail Al Maktoum, cuyo apellido parece mostrar que tiene una relación familiar con el Emir y así debe ser ya que recibe el tratamiento de excelencia. Pero no se encuentra ningún detalle sobre sus inversiones y su actuación hasta ahora.

Esperemos que no sea un fiasco similar a Ali Syend , reciente comprador del Racing de Santander. Con o sin dueños foráneos, parece que la transparencia sigue siendo la asignatura pendiente del fútbol español.
 (Fin de Actualización)

Los aficionados del Getafe no han caído en el Síndrome Abramovich y se han mostrado críticos con la venta del equipo. La experiencia del cambio de nombre y traslado del Ciudad de Murcia para convertirlo en el Granada 74 puede ser mal augurio.

Los dueños del Manchester City y del Getafe proceden del mismo país, Emiratos Árabes Unidos, que en realidad es una federación integrada por siete emiratos: Abu Dhabi, Ajmán, Dubái, Fujaira, Ras el Jaima, Sarja y Um el Kaiwain. Abu Dhabi, del que procede el dueño del City es el emirato de mayor tamaño y con mayores reservas de petróleo. Por el contrario Dubai, término que ahora incorporará el equipo de Getafe, sólo obtiene el 6% de ingresos del petróleo. En la actualidad es un importante centro financiero y destino turístico. Se trata del emirato que más ha diversificado su actividad económica atrayendo importantes inversiones en parques empresariales y en el mayor puerto de Oriente Medio. Esto ha sido posible gracias a que se trata del emirato más liberal de la región que se muestra transigente con otras creencias permitiendo la construcción de templos hindúes, sikh, católicos, protestantes y ortodoxos.

¿Por qué los jeques compran equipos de fútbol? A diferencia de los inversores norteamericanos que compraron el Liverpool o la Roma, no parece que ninguno de ellos vea el fútbol como un negocio rentable. Ninguna de las adquisiciones han sido realizadas por los grupos empresariales de los emiratos sino por vehículos de inversión privados de los jeques. Parece combinarse un deseo personal de relevancia social de los jeques como aficionados al fútbol así como parte de una estrategia de los países del golfo por alcanzar visibilidad que les ayude a posicionarse para cuando se termine el petróleo. Por esa razón Dubai y Doha albergan numerosos eventos deportivos y Catar será sede del mundial de 2002. Dentro de esa estrategia también se puede encuadrar el patrocinio del FC Barcelona por la Qatar Foundation.

Difícil encaje tiene esta política árabe con el juego limpio financiero postulado por la UEFA y con el deseo de los aficionados de controlar sus equipos. Al menos se trata de inversores solventes a diferencia de Ali Syend, propietario del Racing de Santander. Pero se trata de un modelo que ha fracasado en Brasil, Escocia, Holanda, Italia o Inglaterra.

 Más en Euros y Balones:

Comentarios

Entradas Populares

Stamford Bridge: el estadio de los aficionados donde juega el equipo del millonario

¿Importa quién sea el dueño de un equipo de fútbol?

¿Qué deporte elegir si quieres ganar mucho dinero como profesional?

El negocio de las camisetas de fútbol

Los dueños del fútbol italiano